martes, 4 de enero de 2011

Hoy le he visto la cara al futuro en la cloud

Estoy sentado en una silla en la oficina de la ISS (antigua seguridad social) esperando a que pasen casi 80 personas que están por delante mío para solucionar un lio con el número de mi hija.

Mientras, me conecto con mi mobile 6.0 a la web del ministerio de justicia y pido un certificado literal de nacimiento de mi madre al registro civil de Barcelona. La alarma de baja batería salta y abro el portátil para recargarlo y aumentar el exiguo 9% que me queda.

Y me he gastado la batería conectándome a google maps para ir localizando las calles a donde voy de salto en salto siguiendo las indicaciones erróneas de funcionarios que no tienen claro donde se realiza la solicitud de este certificado que al final he pedido por la oficina virtual.  Si una calle me hubiera dado problemas, me hubiera conectado con el receptor de gps, y que el tomtom me hubiese llevado de la mano.

¿Cuando he visto el futuro? Cuando he abierto el portátil para aprovechar las casi 40 personas que me quedan delante para adelantar trabajo, y me he dado cuenta que aquí no hay wifi y que no tengo configurado el móvil como modem 3G… y al percatarme que la mayoría de mis documentos están en mi buzón de correo, tanto el del trabajo como los míos personales, que están situados en la cloud. Uno en nuestros servidores a los que accedo con un cliente webmail, y otros en el cloud de google.

Es más, me he dado cuenta que el futuro ya está aquí cuando mi primer impulso no es lamentarme por no tener una copia local de mi información en este portátil, si no que me lamento de no tener configurado mi móvil. Me lamento de no poder acceder a Internet y la Cloud en donde tengo mi información sensible. Y me doy cuenta que estoy en el futuro. Que mi información no es mía, y que no me importa lo más mínimo. Pero si que me importa, y mucho, el poder acceder a ella desde cualquier sitio y en cualquier momento.

Y se me plantean nuevas necesidades que se convierten en prioritarias… ¿cómo hago un backup de mis datos?¿Qué dispositivo puede almacenar tanta información?¿Cómo lo mantengo sincronizado?¿Qué tan segura es la Cloud? Y no hablo de seguridad de acceso a mis datos, si no a seguridad física. Que mañana una catástrofe política, natural o económica no tenga como posibilidad la pérdida de mis múltiples repositorios virtuales.

Interesante futuro… me gusta.

1 comentario:

Julio dijo...

Curioso... hoy hablando de todas las movidas de descargas por internet, he argumentado que una de las razones por las que no me decidiría (aún) a pagar por descargas hasta que haya un sistema mejor es que después haber pagado, si se me jode el disco duro (sí, ya sé, también puedo hacer backups), ¿qué hago? ¿Me hago el harakiri? Saludines...